jueves, 15 de noviembre de 2012


Este se trata de un anuncio de maquillaje publicado en el semanario Estampa, el 16 de abril de 1932. En él podemos observar multitud de diferencias respecto de los anuncios de maquillaje modernos. Una de ellas es el largo texto que acompaña a la imagen. En la publicidad de hoy en día ninguna empresa decidiría incluir en su anuncio un texto tan largo, ya que nadie se pararía a leerlo entero. La técnica más común sería optar por un titular que atraiga la atención del lector con ayuda de una imagen y un breve párrafo que explique la utilidad del producto en cuestión. Así, un ejemplo de anuncio de maquillaje moderno podría ser:

      El maquillaje del futuro, hoy                              

           
Tras un largo y profundo estudio científico llega el mejor maquillaje del mercado, capaz de disimular arrugas, manchas, ojeras y otros signos de cansancio, y hacer que su piel parezca 10 años más joven. ¿A qué esperas para probarlo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada